work.jpg

FASE 2 ÉPOCA DE RANCHO

Hacia el establecimiento de los ranchos, el camino real de las Californias se trazó en gran medida basado en senderos hechos por indígenas nómadas y semi nómadas que se dedicaban a la cacería, pesca y recolección. Por esta razón, los nativos conocían a la perfección los ecosistemas, los climas y fuentes de agua de los agrestes paisajes a la perfección.

 

Durante la etapa misional una gran cantidad de indígenas se apegó al estilo de vida sedentario que los misioneros instauraron, y trabajó para lograr los objetivos misionales, en este proceso se involucraban también los militares, mineros y viajeros.

Con el paso del tiempo, la necesidad de actividades económicas fijas era cada vez mayor, de manera que la migración fue abriendo paso al establecimiento de los ranchos.

 Así pues, en este periodo, el sedentarismo se fortaleció a partir de la crianza de animales y la agricultura, para convertirse en uno de los modos de vida más característicos de Baja California.

El estilo de vida ranchero implicó una relación particular con el medio ambiente para aprovechar al máximo los pocos recursos.

Los trabajos ganaderos y el cultivo de huertos familiares, incluyeron el desarrollo de tecnología rudimentaria y particular para extraer agua y trabajar la tierra, de técnicas del procesamiento de los productos animales, como pieles para el vestido y herramientas, o alimentos como el queso y la machaca.

Estas comunidades, han conservado hasta la actualidad, la esencia de sus orígenes, particularmente las que se instalaron a lo largo de las serranías.

117887470_3472891876077747_6458923727218
22382333_2070912193132232_53030445836053
117727972_2059484514188541_1809772361300

Copyright © 2020.  CAREM, A. C.